Presentación de la Agenda Sectorial de la Industria Naval

15.01.2019

En la presentación de la Agenda de la Industria Naval, que ha sido presidida hoy por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto

 

López del Pozo: “Será clave mantener el alto valor añadido de nuestros astilleros como seña propia de identidad”

 

Pide seguir apostando por “la innovación y la digitalización, el compromiso medioambiental, el talento y por  la colaboración público-privada”

 

“Los astilleros españoles cuentan con el know-how para construir y reparar los buques que demanda el mercado internacional más exigente, exportando el 90%”

 

El 80% del transporte mundial de mercancías es por barco

 

El 28% de la producción mundial de crudo y el 32% de gas proceden de campos marinos

 

400 millones de personas transitan anualmente por los puertos de la UE

y los cruceros llevan a 25 millones de pasajeros cada año

 

La Industria Naval Española factura 7.500 millones de euros anuales y genera 70.000 puestos de trabajo

 

España, 3º país de la UE con más unidades en cartera; 2º UE en buques offshore, dragas y remolcadores; 2º del mundo en contratación de oceanográficos, y 3º del mundo en buques pesqueros de última generación

 

Somos referente en infraestructuras y buques de propulsión sostenibles como el gas natural licuado. Sector intensivo en actividades de I+D+i

 

La agenda, elaborada por Industria, PYMAR, Navantia y ANEN, identifica 10 ejes en los que se integran 21 medidas concretas

 

 

15/01/2019.-  La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha presidido esta mañana la presentación de la Agenda Sectorial de la Industria Naval, que aspira a ser la hoja de ruta común para el fortalecimiento de este estratégico sector, fundamental para la economía española. En el acto han participado la consejera delegada de PYMAR, Almudena López del Pozo, representantes de NAVANTIA y ANEN, así como el secretario general de Industria y de la PYME, Raül Blanco. López del Pozo ha afirmado que “de cara al futuro será clave mantener el alto valor añadido de nuestra actividad como seña propia de identidad”.

 

La Agenda, elaborada de manera conjunta por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, PYMAR, NAVANTIA y ANEN, con la colaboración del resto de representantes de la Industria Naval, desgrana la contribución del sector como fuente de riqueza y bienestar en la economía española; marca las claves que constituyen sus fortalezas competitivas, e identifica los 10 ejes fundamentales en los que se sustentan más de 20 medidas concretas.

 

PYMAR, sociedad que representa a los astilleros privados del país, ha sido la responsable de coordinar todos los trabajos. Su consejera delegada,Almudena López del Pozo, tras agradecer el respaldo del Ministerio, de las Comunidades Autónomas y del resto de instituciones y entidades que trabajan por el sector, ha apuntado que “de cara al futuro será clave mantener el alto valor añadido de nuestra actividad como seña propia de identidad”. Y para ello, ha indicado que los principales retos se deben centrar en “continuar impulsando la innovación y la digitalización de nuestra industria, seguir apostando por el compromiso medioambiental; promover el talento y diversidad en nuestras plantillas, y proteger la colaboración público-privada de la industria”.

 

Asimismo, ha destacado la relevancia de la industria naval en el desarrollo socioeconómico global y, en particular, su posicionamiento en España. Además ha señalado las principales cualidades y logros conseguidos por el sector en estos últimos años. “La construcción y la reparación naval española son vitales para su fortalecimiento industrial y económico; cuentan con un amplio reconocimiento internacional, y son fuente de riqueza, empleo, prestigio y orgullo para todos nosotros”.

 

López del Pozo, que ha acompañado su intervención con un vídeo que muestra la sofisticación de los últimos buques construidos, ha asegurado que “los astilleros españoles cuentan con el know-how, las instalaciones y las herramientas necesarias para construir, transformar y reparar los principales tipos de buques demandados por el mercado internacional más exigente al que exportamos el 90% de nuestra contratación. Encargos hechos a medida, con una particular especialización en unidades de alto valor añadido, sofisticación y tecnología”. Sin embargo, se ha lamentado de que a pesar de ello, “este sector sigue siendo un gran desconocido para la sociedad.”

 

Según los últimos datos oficiales sobre el mercado de la construcción naval civil, España es el tercer país de la UE con más unidades en cartera; el segundo país de la UE con mayor cartera de buques offshore, dragas y remolcadores; el segundo país del mundo y primero de la UE con más buques oceanográficos contratados; el tercer país del mundo y primero de la UE con mayor contratación de buques pesqueros de última generación, ha enumerado.

 

López del Pozo ha hecho referencia asimismo al sistema de tax lease, que cuenta con la máxima seguridad jurídica, y cuya defensa y puesta en marcha supuso un referente de colaboración público-privada de nuestro país en los últimos años; al apoyo oficial en materia de créditos a la exportación; y a un mercado financiero que conoce y apuesta por la participación y financiación de operaciones del sector, reforzado con instituciones imprescindibles como ICO y CESCE. En este sentido, ha agradecido el permanente respaldo y compromiso de las principales instituciones para la construcción de esta autopista.

 

AGENDA. 10 EJES Y 21 MEDIDAS

 

La agenda presentada hoy plasma las principales conclusiones extraídas de la visión compartida entre la Administración y el sector sobre los retos de futuro y el rumbo a seguir en el futuro. El documento se estructura en tres partes: la contribución del sector como fuente de riqueza y bienestar, a través del dimensionamiento de su impacto socioeconómico en la economía española; las claves de valor que constituyen sus fortalezas competitivas, y, por último, la definición de áreas estratégicas prioritarias y medidas concretas para su fortalecimiento, adaptadas al contexto en el que su tejido empresarial desarrolla la actividad.

 

Para ello, la Agenda ha identificado 10 ejes estratégicos prioritarios en los que se integran las más de 20 medidas específicas a implementar por la Administración, y que establecen el camino a seguir. Entre las medidas previstas, destacan las destinadas a acelerar la transformación digital del sector; la adaptación de la formación y cualificación a las nuevas necesidades; sostenibilidad y protección medioambiental; la creación de nuevos canales de colaboración en I+D+i; impulsar la internacionalización; la continuidad de programas de reindustrialización que incentivan la inversión en activos productivos; la mejora del acceso a la financiación; la revisión de los aspectos regulatorios que desincentivan el crecimiento de las PYMES y la simplificación de la normativa aplicable al dragado para el mantenimiento de calados; impulsar una fiscalidad de las empresas ecuánime en el ámbito de la UE; potenciar los instrumentos de financiación, y oferta de infraestructuras de suministro de combustibles menos contaminantes que permitan contribuir a un transporte más sostenible.

 

LA INDUSTRIA NAVAL

 

La Industria Naval incide de manera directa en la economía y es fundamental para el desarrollo de otras actividades como el transporte de mercancías, el aprovechamiento de recursos de origen marino o el turismo entre otras:

 

-       El 80% de las mercancías a nivel mundial se transportan por barco.

-       El 28% de la producción mundial de crudo y el 32% de gas proceden de campos marinos. En el fondo marino se encuentra el 60% de los 103 elementos químicos.

-       La capacidad de generación de energía eólica marina es de más de 15.000 MW. Y casi el 90% se produce en aguas europeas.

-       400 millones de personas transitan anualmente por los puertos de la UE y el 2% de los viajes de ocio globales se realizan en cruceros, que suponen 25 millones de pasajeros.

En la industria naval confluyen actividades de construcción y transformación de buques, donde España ha adquirido una alta especialización tecnológica en la fabricación de unidades de elevado valor añadido. Es un sector manufacturero estratégico para el fortalecimiento industrial y la generación de empleo por el efecto tractor de las actividades de construcción, transformación y reparación naval sobre el tejido de la industria auxiliar. Los últimos datos consolidados disponibles, cifran su contribución en términos de facturación en 7.500 millones de euros anuales, generando 70.000 puestos de trabajo a tiempo completo.

 

Además, su magnífica localización respecto de las principales rutas comerciales y turísticas y sus 6.000 km de costa favorecen especialmente las actividades de reparación y mantenimiento de buques, así como la construcción de embarcaciones náuticas y de recreo.

 

La elevada inversión tecnológica de la industria naval es esencial en la mejora de la eficiencia y sostenibilidad medioambiental siendo referente en el desarrollo de infraestructuras y en la construcción de buques con sistemas de propulsión más sostenibles y de alto valor añadido, entre los que destaca el gas natural licuado. Es un sector especialmente intensivo en actividades de I+D+i donde sobresale, entre otros, el liderazgo tecnológico internacional del segmento naval militar español.

 

La versatilidad y su capacidad de adaptación del portfolio a las condiciones de un mercado global, cíclico y cambiante resultan claves para el mantenimiento de la competitividad internacional de la Industria Naval Española. Su gran prestigio en el exterior la convierte en un referente mundial determinando con ello su carácter netamente exportador.

 

La Agenda destaca que para garantizar la competitividad del sector es importante encontrar las herramientas adecuadas que permitan generar perfiles profesionales preparados para afrontar los nuevos desafíos.

 

La participación de los principales protagonistas en el desarrollo de la actividad industrial naval en España, a través de la concepción de una visión compartida por las Administraciones Públicas sobre las principales inquietudes y necesidades de sus empresas, es en buena parte -según apunta la agenda- la clave de la adecuación de las políticas a implementar a la realidad del sector.