Carta del presidente

Álvaro Platero Díaz, presidente de Astilleros de Gondán, S. A. y de Pymar, representa a la cuarta generación de una familia que se dedica a la construcción naval en Figueras (Castropol) desde finales del siglo XIX. Hace 22 años tomó el timón de Gondán, una empresa con cerca de 300 trabajadores y que factura entre 70 y 100 millones de euros al año.

“España es una nación tradicionalmente volcada al mar. Cuenta con una larga historia naval que solamente fue posible por la existencia de una capacidad para la construcción de buques. Los pequeños y medianos astilleros españoles, agrupados en PYMAR, son los herederos de esa larga tradición naval. Hoy son una industria competitiva y tecnológicamente avanzada que lidera un sector del que dependen 87.000 familias. Los astilleros españoles son netamente exportadores y están especializados en la construcción de buques sofisticados, de gran valor añadido y futuro gracias al gran desarrollo que se está llevando a cabo en la industria de exploración y producción de petróleo y gas offshore.

Esta industria cada vez trabaja a mayores profundidades y distancias más alejadas de la plataforma continental, lo que está generando nuevos requerimientos y especificaciones en los buques que se contratan y, por tanto, los armadores requieren de astilleros de gran confianza que se embarquen con ellos en sus proyectos de expansión, renovación y crecimiento. Se trata de un nicho de mercado en el que nuestros astilleros están bien posicionados internacionalmente. Ser competitivos en este sector no ha impedido seguir trabajando en otro tipo de buques como los pesqueros, oceanográficos, de salvamento marítimo...

La implementación de un nuevo sistema de Tax Lease, autorizado en noviembre de 2012 por la Comisión Europea, constituye un instrumento indispensable para garantizar la actividad en los astilleros y en la industria auxiliar naval.

La coyuntura económica actual ha condicionado sobremanera la actividad industrial, con una importante falta de liquidez, el incremento del coste del dinero y las políticas de riesgo que actualmente se siguen en el sector financiero. De este modo, resulta cada vez más difícil y caro el acceso a la financiación y por ende a las garantías, lo cual afecta no solo al coste sino a la propia viabilidad de los proyectos de nuevas construcciones. Sin embargo, los astilleros privados españoles se encuentran preparados para este desafío y gracias al soporte de PYMAR tienen por delante un futuro prometedor.

España y Europa debe ser conscientes de la importancia de nuestro sector, de su carácter estratégico, y deben continuar adoptando medidas que promuevan y fomenten un sector que goza con la excelencia de la experiencia y el prestigio logrado a lo largo de los años, y que se encuentra a la cabeza de la innovación y la tecnología.”